MAGICAL MARRAKECH: ARRIVING TO MENARA

La primera impresión al llegar a Marrakech es muy positiva. El aeropuerto de Menara es increíble. Está recién renovado, limpio y cuenta con un diseño moderno y brillante.

La terminal es elegante y gloriosa, los pisos y techos están unidos por instalaciones gigantes con forma de diamante. Nuestro vuelo Madrid-Marrakech duró tan solo 2 horas y aterrizamos sobre las 7pm. No pensamos que iba a haber tanta gente.

Después de hacer cola para pasar los controles y ambular por el aeropuerto en busca de un cajero automático que funcionara nos dimos por vencidos y fuimos a uno de los pocos escritorios abiertos que ofrecían cambio de Euros por Dírham Marroquí (consejos y tasa de cambio).

El Riad donde nos hospedamos se encontraba en la Medina, y un conductor muy simpáctico – que por cierto hablaba Árabe y Francés – nos recibió al salir de la terminal con una sonrisa y una van más limpia y nueva que la media.

“On arrive en dix minutes” (llegamos en diez minutos), y efectivamente en apenas 10 minutos nos llevamos nuestra segunda impresión de Marrakech: camellos, motos, carros, tráfico, gente…mucha gente…y un caos encantador.

“Amor, prepárate para vivir una experiencia que sacudirá todos nuestros sentidos”, le dije a mi esposo mientras hacíamos el check in. Asi comenzó nuestra aventura en la Mágica Marrakech.